Navigate Up
Sign In
Login
Access your ACES WebMail
Skip Navigation LinksADLA > Ministries and Departments > Diaconate Formation > Información general acerca de selección y aceptación

 Información general acerca de selección y aceptación

 
Aceptación
La selección de candidatos para el diáconado en la Arquidiocesis de Los Angeles cumple con los requerimientos presentados por la Conferencia Nacional de Obispos Católicos (NCCB por sus siglas en Inglés). Un principio fundamental de la NCCB  señala que el diáconado es un ministerio, una manera de servir a la iglesia, y no un honor o recompensa personal. El llamado al diáconado es  un llamado de Dios al servicio y un llamado de la comunidad de fé que va a recibir este servicio. Este llamado no proviene del mismo individuo, y no busca su propio beneficio. Este no es un derecho sino un llamado reconocido y afirmado por la comunidad de fé. Aquél que escuche este llamado deberá ser validado por la iglesia.
Es evidente que criterios particulares podrían variar de acuerdo a las necesidades especificas de la iglesia diocesana local y los lineamientos generales de sus programas pastorales. Por lo tanto, en la evaluación de posibles candidatos al diáconado el proceso de selección en la Arquidiócesis de los Angeles toma en cuenta una variedad de realidades que enfrenta la iglesia local: diversidad étnica,  necesidad de reactivar parroquias, la situación de los desposeídos, los retos que enfrentan pobres y marginados ,y mucho más.
 
Selección
La selección de aplicantes al diáconado en la Arquidiócesis de los Angeles cumple con los lineamientos del documento de la Congregación para la Educación Católica, Normas básicas para la formación de diáconos permanentes, asi como  los del Directorio nacional para la formación, ministerio y vida de los diáconos permanentes en Estados Unidos. El Directorio Nacional describe algunas de las cualidades que un hombre debe poseer para aplicar al diáconado. Ellas incluyen: inclinación natural al servicio de la comunidad cristiana y de todos aquellos en necesidad; habilidad para compartir su propia fé, generosidad en el servicio, notoria fé, buena reputación cristiana, integridad personal, madurez y santidad. Deberá participar regularmente en la vida sacramental de la iglesia, poseer una vida matrimonial positiva y estable, si se encuentra casado, o un maduro estilo de vida en el celibato en caso de ser soltero. Por último, es fundamental una profunda espiritualidad y activa vida de oración.
©2017 The Roman Catholic Archbishop of Los Angeles,
a corp. sole. All Rights Reserved